17 de junio de 2019

Poema cuántico XXXVIII - Reencuentro fortuito

Te acuerdas de mí,
soy ese fantasma que ocultaste
bajo millones de excusas,
vengo con toques de guerra y
estampas de fotografía.

Vengo a buscar mi libertad,
esa que dejé junto a ti.
Sé el dolor que sientes al verme
como espectro de un más allá.

I don't know what to say or do
estaba escrito que te volviera a ver,
sabes quiénes fuimos.
Millones de kilómetros no ocultarán
esta historia.

He dejado otros paisajes,
buscando respuesta que el viento omite.
Eres la única que puede calmar
este fuego abrazador.

What do you want for me?
Just I am a part of yourself,
a little reflex and deception
And... Here I am again,
Give me words I can understand.

Este fantasma llegó para rescatar
su historia y recuerdos.
Estamos frente a frente
con dolor de heridas abiertas
que deben cerrar.

9 de junio de 2019

Arqueotipo XX - Retiro espiritual

Violines cuánticos nos recuerdan este espacio
abismante e infinito del tú y yo.
La genialidad de la paradoja
que mientas más te olvido,
más apareces en mi camino.

Es tarde para los errores,
es tarde para volver.
Quizás sólo la luz en su velocidad,
haga cambios en medio de este sueño.

El azul en sus sinfonías
recuerda los tiempos de glorias,
los recuerdos en naranjas y amarillos otoñales,
esas miradas bajo la lluvia,
las noches estrelladas,
las madrugadas al verte dormir.

Esta paradoja que intenta romper mi realidad,
esta realidad que no conoce de límites
que suena bajo una sinfonía de luz y oscuridad.

Los pianos se alinean para dibujar en el vacío y
en el poco oxígeno que olvidaste
un retrato de tu ser,
ese ser infinito que no quiere diluirse.

Hoy en este vacío, te recuerdo,
bajo estrellas que llueven
en medio del azul y pensamientos del pasado.

Arqueotipo XIX - Nostalgia temporal

Quién le ha preparado hoy el café,
quién le ha habrá despertado,.
quién te habrá amado...

El tiempo no perdona su paso,
agrieta los espacios y las imáges,
diluye los recuerdos y las palabras...

Reduce cada fuego,
abandona la luz
los relojes de derriten ante él.

La nostalgia invade la noche,
millones de preguntas nacen
en la mente ocupada,
llena de paradojas y recuerdos rebeldes.

Recuerdos rebeldes,
que se resisten a morir
y luchan con paso firme frente a la pared.

En su interior, sabe que sólo una mirada
y una caricia de flor
conquistaría e iluminaría la vida.