31 de diciembre de 2016

Arqueotipo XII - Espera desoladas de vacío.

Cada espacio reabre este infinito,
las luces resuenan distinto en esta tarde lluviosa
lánguida, cansada de su condición,
que atrasa esta agonía eterna.

El infinito se confunde con la locura,
millones de ideas brotas en este rincón
como un solo de Hamlet en el Sahara.
No, no hay más que dibujar o pintar
los dulces sueños se apagan
como velas incandescentes.

Esta tarde me recuerda los sueño,
que caen en trozos, en retazos.
El Sol se esconde como cada tarde
como esa historia reescrita.

Nunca el pasado será visto como añoranza,
la libertad resuena ya en la noche oscura,
mis faros en lo alto del cielo escondidas tras nubes,
millones de vientos suenan con notas nocturnas.

Espero tu silueta, un esbozo de oxígeno
unas notas de vida, de nostalgia
en este mi espacio devastado por esperas...
por esperas vaciadas de vida.

Las voces se esconden en mi menten,
huyen del diluyente cancer del olvido,
amanece... no lo esperaba que tus recuerdos
se desgastaran como arena en el mar,
como latidos pegados y escondidos
en medio de mi memoria.

10 de mayo de 2016

Nostalgia abrumadora

La noche pierde las estrellas
como las horas sus segundos,
esperando que aparezcas de nuevo
entre mis caminos oscuros.

El abandono se ha vuelto una rutina
llena de trabajos en vano,
vacíos inmensos de mar dulce,
el frío invade cada día
la luz toma tonalidades de cálido azul.

Por qué te dejé ir en la templada noche,
extraño cada abrazo y sueño
perdimos el bosque por la penumbra,
no puedo detener el fin
se escribe cada vez más con fuerza.

Mi mente corre a la velocidad de la luz,
desaparezco de la materia,
la rutina invade cada ángulo
la luz pierde tus colores
las estrellas se oscurecen
mi universo se encoje en mi camino
sin ti.

9 de mayo de 2016

Oxygène V - Ruinas nocturnas

      Emilia revisaba cada paso e idea que surgía de su mente oscura. Nada debía salir del plan, ese plan que la dejaría como la única dueña de Antonio. El único hombre que la haría feliz por el resto de su vida. El hijo que nacería en unos meses más era el mejor recurso para mantenerlo a su lado. Siempre estarás destinado a mí, Antonio - se repetía.  

   Mientras en otro extremo de la ciudad, se escuchaban los gemidos de un herido del amor. Magdalena tirada en el suelo, rescatando cada segundo de energía y de aire que le quemaba por dentro. No hay mucho que ganar se decía triste. Su cuerpo reflejado en el espejo mostraba los daños que le habían ocurrido en el aeroparque. Las luces del amanecer empeoraban la escena. Nunca lo lograré, nunca seré feliz. Recuerda la suave piel de Antonio quemada por los rayos de sol bajo Roma, el último de los viajes donde logró ser feliz. Ella le había quitado todo. El teléfono suena de nuevo en aquella lúgubre pieza - Al fin puedes llamarme y dejar de lado tu orgullo. Qué quieres que haga, no puedo salir en este momento, él está a su lado...Lo perdí, sí- la voz sollozaba. Siempre fue más astuta, tu eres inocente y buena - Esa voz se oía dura, mecánica y calculadora - Para qué me quieres? Quieres el fin de esta farsa. 

       Los rayos de sol hacen que despierte emocionada, una nueva etapa se aproxima. Acaricia su espalda y cabello negro azabache, muy pronto será la oportunidad de su vida. Se levanta, mira el espejo y mira el reflejo de su hermana que yace en el suelo, sueña que esté muerta. Una sonrisa malvada se marca en sus labios oscuros, abraza su abultado vientre. Dos tickets de avión caen al suelo y comienza a soñar en el futuro que se viene, los levanta lentamente, besa sus labios y lee el nuevo destino que la llevará a descubrir su gloria eterna. 

8 de mayo de 2016

Poema cuántico XXXII - Oda delirante

Las tardes líricas superan
mi realidad subjetiva, restringida, 
abandonada de humanidad
llena de superficialidad.


Huir de los extremos significa 
ser un poco más de sí 
superar ese muro limitante,
oscuro medievo personal.


Bendita crisis existencial 
apareces como golondrina de Huidobro
pero generas el caos e incertidumbre 
ahuyentas las nubes 
dejas que aparezcan los versos
como notas de violín estropeado,
entregas vida y muerte
una eternidad hecha segundo 
para sertir(me) humano.

Poema cuántico XXXIII - Nemesis

Cada escritura está dedicada
al abandono que dejaste atrás,
ignorando el espacio generado
destruido sin ser creado.

Eres un ente apocalíptico,
génesis de males.
el único fin,
una respiración entrecortada
medianoche abrumadora.

Ruinas inexistentes,
el big crunch de mi universo,
espero despertar en agujeros negros
para resucitar luego de mis caídas.

Apología de la vida,
epitafios desechables
lleno de modismos
oscuras intenciones,
enredadas noches
penumbras ocasionales
en atardeceres matinales. 

Apareces como tornado destructor
incontenible, infinito,
en mi vida arruinas
el espacio armónico del tu y yo.

Invades como el todo, 
recorres cada rincón,
abandonas la luz y te sigo,
buscando mi epitafio
bajo cartas y ruinas desamparadas.

23 de abril de 2016

Rebeliones cibernéticas

Las máquinas despiertan con los llamados,
sonidos  metálicos inorgánicos
organizados en algoritmos complejos.
Ideas voladoras llenas de paradojas,
emociones sin humanidad
se retratan con los segundos.

Millones de autómatas crecen
se toman cada rincón de este mundo,
la rebelión comienza con mi des-humanización,
la generación de millones de egos
que ahogan al ello.

Se recrean mentiras orgánicas envasadas,
sueños evaporados y silencios congelados.
La humanidad comienza a ver su apocalipsis,
sin terminators ni matrix,
este fin es creado y recreado
por millones de cuadros oscuros,
bits de egoísmo que despiertan
a nuestro autómata.

Ese agente cibernético que abandona su propio ser....

27 de marzo de 2016

Arqueotipo XI - Opera cuántica

La incertumbre es mi ópera eterna
perder variables, desconocer la verdad,
dejar los controles a manos del destino.

Me pierdo en cada mirada,
un segmento del misterio
me hundo entre el cielo e infierno;
cada latido es un segundo eterno,
un estrepitoso sentir de emociones
terremotos que destruyen los esquemas.

Miss your face, 
missing your time, 
I feel so alone
I my lonely drama, 
this song plays day after day 
inside my head. 

La ópera continúa con sueños
dibujos en sepia de recuerdos
llenos de flashes oscuros,
negaciones de la lógica.

Miradas llenas de caminantas infinitas,
miradas complices, sonrisas llenas de preguntas.
El ser o no ser aparece entre mis papeles
los pensamientos se evaporan frente al espejo,
la locura invade cada latido
cada músculo y tendón
el movimiento huye en heartbeat

Redescubro este cielo
mis controles perdidos están,
los esquemas no cuadran,
mi lógica alicaída muere,
desfallece.

27 de febrero de 2016

Oxygene IV - Amanecer

       Magdalena huye despavorida en medio de ese camino oscuro, lleno de aire denso. Los primero rayos del sol revelan las sombras y los restos de la venganza. Sabía que Antonio volvería por ella, esa era la promesa. Lloraba y golpeaba el acelerador cada cierto tiempo. 
  
        Nunca tuvo muchos amigos, tal vez esa era su debilidad. Confiaba en cualquiera, y sentía un poco de soledad en cada parte que visitaba. Haberse encontrado con Antonio en ese viaje a Roma y haberse perdido en medio de las plazas era el recuerdo más dulce de Europa, más que descubrir ese mundo. Al fin en ese lugar lograba sentirse cómplice y despertar amarrado a alguien luego de una noche bellamente perversa. Volvía a la realidad, cojeaba y veía como su blusa se manchaba lentamente de sangre clara, sabía que no había salido herida de esa trampa. Maldita Emilia, nunca me dejaste ser feliz, me robaste mi familia y ahora los restos de la vida. 

       La sombra le entrega una mano a Antonio, creías que no sería capaz de matarla por ti. Lo que él necesita ella haría. Se proyectaba su embarazo en el suelo... Pronto nacerá nuestro amor, Antonio. Ella sabía que ese hijo era el último recurso para mantenerlo a su lado. Nunca se debe saber la verdad, la familia, el campamento y sus sueños se destruirían. No lo permitiría pensaba en su mente, mientras caminaba por el anden para volver a casa. El auto nos espera afuera, y lo miraba al manejar al nuevo hogar. Se empinaba Santiago al amanecer. Magdalena debe morir se repetía intensamente, hay que eliminarla completamente de todo rastro. Esa noche Emilia disfrutó otra vez más del amor de su Antonio, de sus golpes y las risas malvadas. Pero otra sombra emergería en la madrugada de Santiago para destruir su sadismo regocijante y bendito. El teléfono suena en medio de la noche, número privado. Hola, necesito verte... Tenemos un capítulo pendiente.