10 de mayo de 2016

Nostalgia abrumadora

La noche pierde las estrellas
como las horas sus segundos,
esperando que aparezcas de nuevo
entre mis caminos oscuros.

El abandono se ha vuelto una rutina
llena de trabajos en vano,
vacíos inmensos de mar dulce,
el frío invade cada día
la luz toma tonalidades de cálido azul.

Por qué te dejé ir en la templada noche,
extraño cada abrazo y sueño
perdimos el bosque por la penumbra,
no puedo detener el fin
se escribe cada vez más con fuerza.

Mi mente corre a la velocidad de la luz,
desaparezco de la materia,
la rutina invade cada ángulo
la luz pierde tus colores
las estrellas se oscurecen
mi universo se encoje en mi camino
sin ti.
Publicar un comentario en la entrada